viernes, 9 de septiembre de 2011

Ricardo B. Anaya




El oriente de la ciudad de San Luis Potosí, claramente delimitado por el distribuidor Juárez o Distribuidor Tangamanga y entre las carreteras a México y Rioverde, hasta poco más allá del anillo periférico, donde se junta con la delegación de Pozos, y se comparte esta zona, al norte con el municipio de Soledad de Graciano Sánchez.
Existe una importante arteria que sirve de referencia que sirve de referencia para ubicar la zona y es Ricardo B. Anaya, así cuando alguien hace referencia de su ubicación dice simplemente —por la B. Anaya— refiriéndose a esta avenida que es hoy en día una de las calles comerciales mas importantes de San Luis; sin embargo son pocas las personas que saben quien fue Ricardo B. Anaya y menos los que conocen el significado de la misteriosa “B”
Ricardo B. Anaya fue un sacerdote potosino, doctorado en Ciencias Sociales, Económicas y Políticas.
Nació en esta ciudad el 14 de Junio de 1893, en la entonces calle de Cabrera, hoy Lerdo de Tejada, del popular barrio de San Sebastián, fue hijo de don Ricardo Anaya y Aranda y doña Dolores Legorreta e Isassi de Anaya.
Su padre murió cinco meses antes de que naciera Ricardo B. Anaya, su madre vivió hasta el 11 de julio de 1937.
Fue el quinto hijo del Matrimonio Anaya Legorreta, aunque tres de sus hermanos fallecieron muy pequeños, sobreviviendo únicamente el mayor de ellos, de nombre Ignacio.
Fue bautizado el 6 de julio de 1893 en la parroquia de San Sebastián con el nombre de Ricardo Basilio, Ricardo en honor a su padre fallecido y Basilio por el Santo conmemorado el día de su nacimiento, sus padrinos fueron don Lorenzo Cortina y doña Josefa Débora de Cortina.
Su primera comunión la recibió de manos del presbítero Manuel Campa.
Sus primeros conocimientos escolares los adquirió en la escuela de don Calletano Cardona; sus estudios fueron auspiciados por los sacerdotes Pascual Ramos y el Sr. Cura Sosa (¿?)
Ingresó al seminario el 1º de enero de 1905, a la edad de 12 años. En ese tiempo el Seminario se encontraba en la Calle del Apartado o del Mesón de San Francisco, hoy Calle de Madero, donde actualmente es la casa de la Acción Católica.
Recibió las órdenes menores el 11 de noviembre de 1911 en el oratorio privado del Obispo Ignacio Montes de Oca.
En 1914, durante el periodo carrancista, siendo Gobernador y Comandante Militar el General Eulalio Gutiérrez, fueron desterrados la mayoría de los sacerdotes de San Luis Potosí, se expropiaron los bienes eclesiásticos, entre los que estaba el seminario conciliar, se expulsó de este a los alumnos y se demolió el viejo templo de Tequisquiapan.
El Gobierno de Gutierrez fue tan intransigente con la Religión Católica que llegó incluso a prohibir las confesiones, a menos que fueran en artículo de muerte y en presencia de un oficial del ejército.
Al quedar fuera del Seminario, Ricardo B. Anaya aprovechó el tiempo para trabajar y contribuir al sostenimiento de su madre y al mismo tiempo prestaba atención a la catequesis en San Miguelito y San Juan de Guadalupe y junto con otros seminaristas expulsados solicitó la clase de “Dogma” al dominico Elías González Fierro y la de “Moral” a Fray Manuel de los Ángeles Castro.
En ese tiempo se le asignaron los puestos de Sacristán Mayor de Catedral, Oficial Mayor de la Mitra y Archivista y Contador.
A nombre propio y de los otros seminaristas, solicitó pasar a otra diócesis para ser ordenados sacerdotes, `petición que les fue denegada y posteriormente, en 1919, Ricardo B. Anaya lo solicitó por carta al Obispo Montes de Oca, que se encontraba en Europa y este le autorizó pasar al Seminario de San Carlos Borromeo en Filadelfia, EUA, para presentar su examen final, ahí ingresó el 10 de septiembre de 1919, donde previo al examen hizo un repaso de ambas teologías, hizo el 2º curso de Derecho, el 3º de Hermenéutica, el 4º de rúbricas y el 2º de Historia Eclesiástica.
En Octubre de 1920 llegó la autorización para que los seminaristas Esteban Sánchez, Luis Salazar, Jesús T. Martínez, Carlos S. Moctezuma, Juan Licea y Ricardo B. Anaya pasaran a la diócesis de Zacatecas a ordenarse. Así el 26 de Diciembre de 1920, en la catedral de Zacatecas fueron ordenados por el entonces Obispo de aquella diócesis, el Sr. Miguel M. de la Mora.
El día 8 de enero de 1921 celebró su primera misa en el templo parroquial de San Miguelito.
El Obispo Miguel M. de la Mora lo envió al Instituto Católico de París donde obtuvo el título de Doctor en Ciencias Sociales, Económicas y Políticas, el 27 de agosto de 1927, con la tesis “Le conflict religieux au Mexique” (El conflicto religioso en México). Una copia de esta tesis se encuentra en la Delegación Apostólica de Washington.
Antes de regresar a México fue invitado a Londres para dictar una conferencia sobre “La persecución religiosa en México” y regresó posteriormente a américa por los EEUU, pero tuvo que permanecer un tiempo en San Antonio, Tex. Por enmcontrarse cerradas las fronteras, fue hasta septiembre de 1929 que pudo ingresar a México y regresar a San Luis Potosí, donde de inmediato recibió diferentes encargos, entre los principales: organizar la acción católica y hacerse cargo de la capilla de Guadalupe.
Organizó “El Círculo Cultural Obrero”, La Unión de Obreras de la Aguja”, “La Unión de Empleadas Católicas” a la que se anexó la de profesoras, “Las Uniones de Cargadores y Molineros”, “El Patronato de Obreros” y las Sociedades Parroquiales de Auxilio Mutuo, y además era maestro del Seminario Conciliar.
Además de su activa labor Social y religiosa, era un magnífico orador y como diplomático mejoró las relaciones entre la Iglesia y el Estado en San Luis Potosí, y cultivó una estrecha amistad con Gonzalo N. Santos, quien en su libro “Memorias”, documenta esa amistad y lo menciona en repetidas ocasiones con afectuosas palabras, fue su interlocutor en asuntos religiosos, además de consultarle cosas del orden social; decía que Ricardo B. Anaya era un hombre íntegro en toda la extensión de la palabra.
Desde 1914, el Seminario en la calle de Madero había sido expropiado por el gobierno y en su lugar fue colocada la Escuela Normal del Estado, que funcionaba en precarias condiciones, el padre Anaya comenzó a gestionar con Gonzalo N. Santos la devolución del inmueble y sugirió la creación del edificio de la Normal del Estado, cuando el Gobernador visitó la Normal en el viejo Seminario, y se dio cuenta de las condiciones en que estudiaban los futuros maestros, no lo pensó mas y construyó el edificio de la Normal del Estado en los terrenos de la antigua cervecería y le puso el nombre de su hermano Pedro Antonio Santos y entregó el antiguo seminario a Ricardo B. Anaya, con la única condicionante de que nunca mas volviera a funcionar como seminario. Ricardo B. Anaya formó una Asociación Civil que fue la receptora oficial del inmueble, lo acondicionó decorosamente y dio albergue a las asociaciones fundadas, principalmente a la Acción Católica..
Entre algunas obras materiales que también realizó se encuentra la Casa del Sacerdote en la esquina de Iturbide e Independencia y la “Casa de Formación de la Joven campesina, realizada en 1946.
Entre las obras escritas por Ricardo B. Anaya se encuentran “Monografíoa del Seminario Conciliar de San Luis Potosí, Memorias de un viaje y Curso para propagadores de la Acción Católica..
Murió el 11 de Marzo de 1962 en el Sanatorio Español de la Ciudad de México, siendo trasladado de inmediato a la ciudad de San Luis Potosí, para ser velado el día 12 en la Capilla de Guadalupe.
Ofició sus honras fúnebres el Obispo don Luis Cabrera Cruz. Actualmente sus restos reposan en la misma Capilla de Guadalupe


Haga "Clic" sobre las fotos para ampliarlas

Bibliografía
J. Gerardo Garhdez: Presidentes de México y Gobernadores de San Luis Potosí.
Gonzalo N. Santos: Memorias
Guadalupe Torre López: Mini biografía del Sr. Pbro. Dr. Dn. Ricardo B. Anaya
Guadalupe Torre López: Instantáneas del Padre Anaya. servicio de amor
Pbro. Dr. Ricardo B. Anaya; Memorias de un viaje. Lejano Oriente y España