miércoles, 12 de enero de 2011

La tumba de Báez Lozano

Fue hace mas de año y medio que publiqué, primero en el desaparecido Noticiero de la Mañana, lo referente a la tumba del Lic. Ernesto Báez Lozano, que habiendo transcurrido tres años desde su fallecimiento, la tumba permanecía sin lápida, cuando el Rector Mario García Valdez escuchó esto se comunicó de inmediato vía telefónica para informar que él haría lo conducente para que la Universidad colocara la lápida a la tumba de tan ilustre universitario y así fue como la Universidad Autónoma de San Luis Potosí dotó de una lápida digna, sobria y elegante (muy a tono con la personalidad del Lic. Báez), la tumba del Maestro que tanto amó y trabajó por su Alma Mater.
La lápida fue como un regalo de cumpleaños al maestro Báez, que el 7 de noviembre del 2010 estaría cumpliendo 87 años.
Está compuesta de tres cuerpos, el horizontal, la lápida propiamente dicho, de mármol blanco con el nombre del maestro: Juan Ernesto Báez Lozano; su fecha de nacimiento: 7 de Noviembre de 1923; la fecha de defunción: 27 de Mayo de 2006; y en seguida un texto que dice:
A la memoria de un ilustre potosino,
poseedor de una cultura universal
y un humanismo eterno.

Por su espíritu y entrega a la
Universidad que lo vio nacer.

Como testimonio de gratitud a
un universitario excepcional.

Familia Báez Lozano
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE SAN LUIS POTOSÍ.

Dos cuerpos verticales de mármol negro colocados en la esquina noreste de la lápida, sin tocarse, dejando un espacio entre uno y otra que haciendo simetría con sendos huecos rectangulares forma una cruz, una cruz transparente, como transparente era el Maestro Báez, en el cuerpo del lado de la cabecera (este) una frase de Robert Schumann:
“La música es el lenguaje que me permite comunicarme con el mas allá”
Cabe decir que el diseño de este monumento, creación de la Facultad del Hábitat, hace un hermoso contraste en ese museo que es nuestro viejo panteón municipal.
Fue colocado sin aspavientos ni lucimiento, sin publicitar ese acto amable de toda una universidad que se involucra entusiasta en los proyectos de su Rector.
Gracias Rector Mario García Valdez por su palabra cumplida.
Estaba por relatar las tristes razones por las que la tumba permaneció prácticamente cuatro años sin lápida pero sería tanto como meternos en pleitos de herencias materiales que al fin de cuentas se quedan aquí en la tierra cuando esta nos reclame.
Basta decir que la herencia que nos deja Báez Lozano a los que le conocimos, es la auténtica riqueza de él (como dice en su epitafio) “su cultura universal y humanismo eterno” y eso es lo que tenemos además de su ejemplo de hombre recto y transparente, que si abrevamos en él tendremos esperanza de dejar este mundo en mejores condiciones de cómo lo encontramos.

2 comentarios:

DADIJU muebles DADIJU dijo...

De esto no estaba enterado,que bueno que nos pasó esta excelente narración y que bonito gesto de la UASLP,por medio de su Rector.Felicidades!

Anónimo dijo...

Honor a quien honor merece. Le recordaremos con agradecimiento y admiración.Formador de ejemplos de grandes hombres con profundo humanismo.