viernes, 5 de diciembre de 2008

El Árbol de los Amorosos


En la esquina de Madero con Uresti hay un enorme eucalipto de grueso tronco que quedó después de demolerse todas las construcciones que estaban sobre la corriente, ahora plaza del milenio, frente a él se encontraba una cantina cuyo nombre no he podido recordar y en la base del árbol había dos enormes piedras que servían de asiento a los que enfermos de amores entraban a la cantina para ahogar sus penas en alcohol y ya cuando no tenían mas que gastar salían al exterior, se sentaban en alguna de las enormes piedras del frondoso eucalipto y desahogaban sus penas con el llanto silencioso que vertía de sus ojos.
De cuantas cuitas sería testigo durante años aquel árbol que cobijaba amoroso a los heridos de mal de amor? Hoy se resiste a morir sacudiéndose esa plaga que nos llegó hace diez años y atacó a todos los eucaliptos dejándoles un ralo follaje, pero este quizás fortalecido al ser regado tantas veces con lágrimas de amor, se mantiene de pie ya olvidado por los que un día se apoyaron en él, ignorado por los transeúntes que transitan con mas cada vez con mas prisa.
Cuando hicieron la plaza del milenio tuvieron el buen tino de colocar junto a él una banca de concreto tal vez pensando en los enamorados, pero se acabó la cantina y se acabaron las recurrentes visitas al Árbol de los Amorosos
Nota importante:
Recibí un mail de mi amigo Pepe Bárcenas que ayuda en mucho a complementar este pequeño artículo y en seguida lo coloco:
Estimado Adrian:
El bar en cuestión se llamaba “Bar Jalisco”, la fachada estaba pintada de color amarillo con logos de la Carta Blanca, el negocio abarcaba toda la cuadrita y abajo el árbol en la esquina de Uresti y Madero, existía un carrito de mariscos “La Jaibita”, que al cerrar el bar, se cambio atrás de la “Cancha Morelos” en la callecita Del Mago, la cual solo daba de la calle de Cuauhtemoc a Madero, pero más “mago” resulto Marcelo de los Santos, ya que al construir el estacionamiento Real San Luis, desapareció dicha calle”, al lado contrario del árbol o sea en la esquina de la calle de Reforma y Madero, estaba un carrito de tortas de carnitas, como las de “Fitos”, al dueño de apodaban “El Convers”, a que tiempo aquellos, saludos.

4 comentarios:

Jorge Rubén Bárcenas Ríos dijo...

Mi estimado Adrian:

Si mal no recuerdo la cantina se llamba "El Elefante Blanco".

Ya que todos los dias ese era mi camino ya que mi esposa en ese tiempo mi novia caminabamos de la Escuela de Comercio hasta San Miguelito y pasabamos a diario.

Como siempre un gusto leer estas historias.

Jorge R. Bárcenas Ríos
Monterrey N.L.

Jorge Rubén Bárcenas Ríos dijo...

Mil disculpas Adrian:

El bar se llamaba "Bar Jalisco"

Me acaban de checar el dato.


Un abrazo

Jorge R. Bárcenas Ríos
Monterrey N.L.

Adrián René Contreras dijo...

Gracias Jorge, supongo que entre tu y Pepe elaboraron el mail que recibí con esos datos, nada mas sáquenme de una duda, las tortas aquellas eran las del Ahualulco?

Anónimo dijo...

y ese arbol ya se cayo... 2013