martes, 15 de septiembre de 2009

Santuario de Guadalupe de San Luis Potosí

La Conclusión de su construcción

En la Sacristía del Santuario de Guadalupe de San Luis Potosí, hay una inscripción que dice que en ese lugar ofició misa el Cura Miguel Hidalgo y Costilla, pero en realidad la presencia de Hidalgo y su relación con los potosinos va mas allá de un acontecimiento aislado, fortuito o accidental.
Por curioso que parezca Miguel Hidalgo, Ignacio Allende y Félix María Calleja del Rey, formaron lo que hoy se denominaría como un “patronato pro-construcción” del Santuario de Guadalupe, al menos para su última etapa.
En 1799 se habían gastado, ya, en la construcción del Santuario, mas de cien mil pesos, una cantidad bastante considerable, pero la obra estaba inconclusa, aunque ya estaba la nave principal, faltaba la fachada y las torres, por lo que el mencionado “patronato” con el ayuntamiento de San Luis idearon la realización de una temporada de toros, con quince corridas. No existe antecedente a corridas de toros en San Luis, no obstante existir en las cercanía, ganaderías de reces bravas. Este hecho, de suyo debió crear gran expectación en la población.
En los primeros días del año 1800, el ayuntamiento solicitó al Virrey Azanza, su anuencia para tan majestuoso evento. El Cura o párroco de San Luis don José Anastacio Sámano (cabe recordar, que en ese tiempo sólo existía una parroquia) se oponía a tales corridas argumentando que eran un motivo para pecar pues las señoras encopetadas se confeccionarían vestidos provocativos para irse a exhibir públicamente, que la gente se emborracharía cometiendo excesos y una sarta de ideas maliciosas mas, que expuso al virrey en una carta y este la turnó al Fiscal, un señor de apellido Borbón que contestó duramente diciéndole al cura que “Sería mas laudable el celo del Cura de San Luis si costeara de su bolsillo la conclusión de la obra del templo de nue3stra señora de Guadalupe en vez de oponerse a las corridas de toros….”
La festividad taurina se programó entonces para el mes de mayo de 1800, para lo cual el ayuntamiento mandó retirar a todos los vendedores y puestos de la Plaza de Armas, reubicándolos en la de San Francisco, para proceder a levantar la temporal plaza de toros, quizás la primera de San Luis.
Pero sucedió que justo por esos tiempos fue cambiado el Virrey Azanza por el señor Marquina y las fiestas tuvieron que trasladarse para el mes de Octubre de ese mismo año.
Dándo los últimos toques a la organización, Hidalgo propuso que abrieran plaza los indios con sus danzas, cosa que no aceptó Calleja que siendo el Comandante de Armas de San Luis lo veía como un desaire a la tropa para que hiciera el despeje de la plaza de toros. Hidalgo, ecuánime y conciliador como debió serlo no vio mayor problema en ello y accedió sin mas a que fueran el regimiento encabezado por Ignacio Allende, subalterno de Calleja partiera plaza, en tanto afuera bailarían los danzantes sus danzas chichimecas.
El Cabildo por su parte solicitó a los hacendados de la región aportaran reces para las corridas, recibiendo una respuesta favorable, algunos además de reces aportaron dinero y otros que no las tenían sólo aportaron dinero, pero hubo quienes no se molestaron en contestar como los de Villela, Jaral, La Estanzuela, El Coyonoxtle, La Sauceda y Pozo de Acuña que se vieron muy mezquinos.
Llegó la fecha, el 9 de Octubre de 1800 se hizo la bendicón del Santuario seguido por un solemne triduo. La primera misa fue cantada por el Cura Hidalgo. (aún se conserva el cáliz utilizado por él) y después de las fiestas religiosas siguieron las profanas, es decir, las Corridas de Toros y toda la feria espontánea que en torno a ella se generó.
La plaza de toros construida de madera y forrada con manta de ixtle, decorada cuidadosamente en su interior, daba un aspecto agradable.
El palco de honor fue ocupado por el Letrado Intendente Interino de la provincia, don Vicente Bernabeu, por el cura don Miguel Hidalgo y Costilla y por el Coronel don Félix María Calleja del Rey, Jefe de armas de San Luis Potosí, en tanto Capitán Ignacio Allende, al frente de una Compañía del Regimiento de la Reina, despejaba plaza, constituyendo esto uno de los mas gustados atractivos que la gente aplaudió todas las tardes.
Los resultados económicos fueron superiores a lo esperado y el reporte del Intendente Bernabeu al Virrey Marquina expresa que a las “funciones concurrió infinito y nunca visto número de gentes de lugares aún muy distantes”…. y …..” ningún desgraciado acontecimiento, sino sosiego y tranquilidad continuas”…Así es como gracias a la comunión de tres personajes de la historia nacional, se concluyó la construcción de nuestro hermosísimo Santuario de Guadalupe y quien iba a decir que diez años después, Hidalgo y Allende estarían enfrentándose en una guerra a l mismísimo Calleja o viceversa

6 comentarios:

David Lynch dijo...

Adrián Saludos
Sólo comentarte que el santuario también fue la construcción más alta de San Luis Potosí, y que por tal sirvio como punto de vigia de una misión francesa durante la guerra con ese país. Además de que aún conserva en la parte trasera, lo que originalmente fue una ermita (una boveda de cañón claramente vista en la parte trasera del edificio) creo que dedicada a la virgen de guadalupe...

Saludos y felicidades...

Yoloxochitl dijo...

interesante artículo, pero considero importante el conocer los documentos que respaldan su relato histórico, para poder citarlo en algún libro

Adrián René Contreras dijo...

David Lynch
Totalmente cierto, era el lugar mas alto de San Luis, por eso era el punto para concurrir en caso de inundación.

Yoloxochitl:
El dato lo tomé de "Breve semblanza de la Tauromaquia en nSan Luis Potosí" de José Torrarbi

Anónimo dijo...

Pues si, efectivamente hay una placa que dice que Miguel HIdalgo y Costilla estuvo en San Luis Potosí, S.L.P. y que esa plaza se encuentra al lado izquierdo del Santuario de Guadalupe, desde que conosco yo ese lugar, lo he conocido como Cortijo 5 hermanos, se ha dicho que es la placita de toros que fue construida fue con motivo de recavar fondos para terminar el Santuario y que Miguel Hidalgo acudia a las corridas, pero pues de Hidalgo se ha dicho que era borracho, parrandero y jugador aun siendo clerigo, y que dejo decendencia; claro que eso no se dice "supongo" que no, por ser el padre de la patria, pero así como hoy reconocen que el otro cura José Ma. Morelos y Pavón tiene aun decendencia, pero como siempre en México nuestra historia esta llena de mentiras; habra que investigar a los heroes de carne y huezo; al fin que eran tambien seres humanos no?

Adrián René Contreras dijo...

Gracias amigo anónimo por tu comentario:
Segun consta en documentos la plaza de toros se levantó provicionalmente en donde es la Plaza de Armas, el Rancho del Charro es un cortijo charro y aunque se han presentado ahí algunas novilladas, no es una plaza de toros, el Cortijo 5 hermanos se encuentra o encontraba en otro lugar, (a inmediaciones de Muñóz y el Río Santiago)
No había escuchado eso de que Hidalgo fuese Borracho, Parrandero y Jugador, y lo pienso poco probable, porque de haber sido así no lo hubiera seguido tanta gente como la que lo siguió, al grado de que se contaban por decenas de miles en su ejército.
Morelos fue padre de Juan Nepomuceno Almonte, nunca lo negó ni la historia lo ha negado, siempre se supo que esta persona era su hijo, en su caso la descendencia de Morelos llevaría el apellido Almonte, en alguna ocación platicaré el por que del apellido.

Saludos

Anónimo dijo...

Mi querido Garraspatin donde puedo ver fotos antiguas del barrio de tlaxcalilla saludos