viernes, 28 de noviembre de 2008

La Corriente

La actual calle de Reforma en San Luis Potosí, es sin duda la sinuosa de todas y esto obedece a que de origen fue una zanja que se construyó para proteger a la ciudad de las inundaciones.
En el siglo XVII sucedieron dos grandes inundaciones provocadas por fuertes y pertinaces lluvias, afectando la primera a pueblos aledaños ahora conocidos como barrios y a la ciudad misma, la primera acción para solucionar el problema fue escarbar algunas zanjas pequeñas al centro de las calles mas afectadas, sobre todo aquellas que habían sido arroyos como el de de San miguel ahora calle de Miguel Barragán y otro mas que se encontraba en la ahora calle de Mier y Terán, esto fue después de la inundación de 1601, en 1688 se dio otra inundación de mayores dimensiones por lo que la alcaldía de San Luis tomó la determinación de construir una zanja que rodeara la ciudad con el fin de que captara las aguas de lluvia y las sacara de la ciudad sin causar destrozos, según consta en el acta levantada el 6 de diciembre de 1688 siendo alcalde don Bernardo Iñiguez del Bayo y se lee: “…………dicho alguacil Mayor propuso que por cuanto el día 16 de agosto pasado llovió con tanta abundancia en esta ciudad y sus contornos, que mucha parte de ella se inundó, y que atendiendo S. S. dicho Señor General al grave daño que padeció con la inundación y al que había padecido el día 22 de agosto del año pasado y al que podría sobrevenir en lo adelante; mirando a esta Ciudad con ojos de padre cariñoso y de gobernador vigilante, determinó hacer una zanja que cercare la Ciudad y recibieren sitio todas las aguas de las avenidas que la podían dañar. En cuyo conformidad, proveyó Su Merced la forma que se había de tener en dicha zanja, la cual puesta en ejecución consta de dos mil varas de largo y seis de ancho y en partes dos y media y en otras poco menos de profundidad. En la cual dicha fábrica gastó S. S. setecientos y cuarenta pesos…. Quien con el amor y cariño referido los gastó y suplió… Y dichoAlguacil Mayor por sí y en nombre de esta Ciudad da a dicho Señor General, con repetidos obsequios, infinitos agradecimientos, por el desvelo, cuidado y vigilancia con que personalmente asistía todos los días, a tarde y mañana, a la conducción del trabajo para la perfección de la obra; y pide a Dios le aumente sus bienes espirituales y temporales y le pase a los puestos que merece”.
Como se pude leer en el texto de esa acta, fue don Bernardo quien costeó y dirigió esa importante obra pluvial que dio servicio a la ciudad por casi tres siglos, hacia mediados del XX la Corriente fue entubada para construir sobre ella un buen número de fincas y a fines del mismo, el ayuntamiento las adquirió para mejorar la imagen urbana.Fue en la década de los noventas del siglo XX cuando se realizó la segunda obra pluvial verdaderamente importante y efectiva, durante la administración del Gobernador Horacio Sánchez Unzueta
En la Imagen de arriba se puede apreciar la magnitud de la zanja conocida como corriente, en la foto inferior la bóveda que sirvió para entubar la corriente y la última foto las obras que se construyeron sobre ella.